Font Size » Large | Small


Por Bruce Pfadenhauer
Read in English
Message-MA18_Proof-webPeter Mahoye Shandakwa y Sarah, su esposa, han vivido la mayoría de sus vidas huyendo de las guerras civiles, sobreviviendo en campamentos de refugiados, y aguantando separaciones descorazonadoras. Sin embargo, Peter nunca ha huido de la visión y el llamado que Dios colocó en su corazón cuando era joven.

Tanto Peter como Sarah, que tienen cinco hijos biológicos y tres niños adoptivos, nacieron y crecieron en la República Democrática de Congo (Congo DR). El Congo DR es una nación rica en recursos naturales; sin embargo, al igual a muchas naciones en África central, ha enfrentado a brutales guerras civiles.

Después de ser educado como profesor, Peter enseñó en la escuela secundaria en Kiliba, Congo por 11 años durante los cuales él y su esposa se casaron. En 1993 Peter decidió recibir su capacitación con la cruz roja. Mientras se entrenaba, Dios le dijo que fuera a la escuela bíblica y que se hiciera pastor.

Cuando la guerra estalló en 1996, Peter y su familia huyeron a un campo de refugiados en el país vecino de Tanzania. Permanecieron allí durante 2 años y luego volvieron a Kiliba mientras las negociaciones para la paz estaban teniendo lugar. En un grupo de oración en 1997, alguien habló con Peter acerca de salir del Congo algún día, pero nunca hubiera podido imaginar lo que iba a suceder.

De 2000 a 2003 Peter asistió a una escuela bíblica en Kenia mientras su familia permanecía en Congo. Dios le dio la visión de plantar una iglesia en cada nación africana. Mientras él estaba ausente, el resto de su familia se mudó a Uvira, una ciudad cercana más grande. Peter se reunió con su familia en Uvira en 2003. Allí él evangelizó hasta que tuvo suficiente gente para comenzar un grupo de estudio bíblico que eventualmente se convirtió en una iglesia. Él y Sarah también comenzaron un orfanato, Alianza Mundial para el Huérfano.

Tristemente, el tiempo de Peter junto a su familia fue de corta duración. Un año más tarde una guerra civil estalló en Uvira. En este momento las iglesias eran lugares seguros, por eso una familia de Ruanda devastado de la guerra vino a la iglesia para protección. Sin embargo, los rebeldes guerreros se enteraron que la iglesia estaba protegiendo a la familia, y Peter se vio obligado huir al vecino Burundi para protegerse sin despedirse de su familia. Su familia se escapó al bosque donde Sarah cuidaba de sus hijos hasta que un amigo los ocultara para protegerlos. Peter viajaba alrededor de los países vecinos, pero no pudo volver al Congo ya que sería asesinado. Finalmente, la familia huyó a un campo de refugiados en el país vecino de Kenia, ubicado en las fronteras de Kenia, Sudan, y Somalia, donde Sarah y los niños vivieron de 2006 a 2014.

La educación era difícil en los campos de refugiados, con 150-200 niños en cada clase.

Las condiciones en el campo de refugiados eran espeluznantes. El clima era muy caliente y ventoso, haciendo difícil vivir en una tienda. (Eventualmente la familia pudo mudarse a una casa de barro, que era más fresco.) La familia tenía que defenderse de alacranes, arañas y serpientes. La educación era muy pobre, con 150 a 200 niños en cada clase. Las guerras tribales dentro del campamento estallaron a menudo.

Para Sarah, vivir como madre soltera y criar a los niños en el campamento era una carga enorme. Sin marido para protegerla, el simple hecho de obtener alimentos y agua para los niños era una tarea abrumadora. Un grupo de hombres trató de molestarla sexualmente, pero afortunadamente ella pudo correr a la policía para obtener ayuda. Durante todo este tiempo Sarah no tenía ninguna idea de dónde Peter estaba, pero ella se aferraba a su fe y creía que un día lo volvería a ver.

Mientras tanto Peter no tenía idea dónde estaban su esposa e hijos. Cuando se enteró que podía ir a la embajada de Burundi y solicitar una visa para ir a los Estado Unidos, lo hizo. Su petición fue concedida y él llegó en Minneapolis, Minnesota, el 6 de marzo, 2005. Eventualmente él se trasladó a Cedar Rapids, Iowa, donde otros refugiados congoleños se reúnen, y Dios le dio una visión para iniciar una iglesia allí. Encontró un trabajo de montaje de electrodomésticos en la corporación de Whirlpool en el pueblo cercano de Amana, Iowa, y comenzó a formar una iglesia congoleña en la zona.

En 2006, las oraciones de Peter fueron contestadas cuando él recibió un correo electrónico de un amigo que le informaba que su familia estaba viviendo en un campo de refugiados en Kenia. Luego en 2007, un amigo pastor hizo posible que él hablara con su familia. ¡Qué momento glorioso!

Peter arregló una llamada semanal a su familia y les envió fondos. (Guardó todas las tarjetas telefónicas que usó para comunicarse con su familia y ¡llenaron un balde entero!) En 2014, Sarah y los niños se trasladaron a Nairobi, Kenia. Aunque vivían en los tugurios sucios, las condiciones eran mejores que en el campo de refugiados. Había menos peligro y tenían electricidad y agua.

En diciembre de 2015, por fin Peter pudo hacer el viaje de regreso a África por varias semanas. Voló hacia Nairobi, planeando reunirse con su familia en el aeropuerto. Debido a los años que habían pasado, ni Peter ni el resto de su familia sabían cómo era el otro. Mientras Peter buscaba en las caras de a multitud, oyó a un niño llamando en su lengua materna, “¡Padre!” Peter respondió con alegría “¡Estoy aquí!” y la familia comenzó su maravillosa y largamente esperada reunión.

Peter regresó a Cedar Rapids y comenzó el arduo proceso de arreglos para que su esposa e hijos pudiesen reunirse a él. Después que su petición fue rechazada dos veces, comenzó a planear su regreso a África para reunirse con su familia. Sin embargo, tomó un paso de fe para tratar una tercera vez de llevar a su familia a Iowa.

En el DR Congo, parejas a menudo participan en tres ceremonias matrimoniales: tradicional, civil y religiosa. Debido a la confusión en su certificado de matrimonio, los Shandakwas tuvieron que asegurar la aprobación de su matrimonio civil y someterse a pruebas de ADN para comprobar que los niños eran de Peter. El proceso fue complicado debido a la corrupción de algunos funcionarios. Sarah y los niños tuvieron que viajar de Kenia a Uganda a Ruanda a Burundi a DR Congo para obtener la autorización para ir a América.

El 2 de mayo, 2017, la familia fue entrevistada en Kinsasha, la capital de DR Congo. Eventualmente pudieron empezar su viaje a los EEUU, volando de Kinsasha a Marruecos a la ciudad de Nueva York a Chicago. Por desgracia, Peter había estado en un accidente de coche muy grave y no pudo viajar a Chicago para recoger a su familia. Otros miembros de la iglesia se reunieron con Sarah y los niños en el aeropuerto y los llevaron de vuelta a Cedar Rapids. Finalmente, el 5 de agosto, 2017, Peter se reunió con Sarah y tres de sus hijos en su nuevo hogar en Iowa.

Todavía tienen contacto con sus hijos adoptivos, aunque están dispersados en varios lugares. David vive en el Sur de África; Mary todavía está en un campo de refugiados en Kenia; Ruth está en Canadá. Los hijos biológicos de los Shandakwas están bien. Esther está casada, tiene dos niños y todavía vive en un campo de refugiados en Kenia. Alice está casada, tiene un hijo, y vive en DR Congo. Joshua acaba de empezar a trabajar en Whirlpool en Amana, Iowa, donde Peter y varios líderes de la iglesia también trabajan. Enoc y Rebecca asisten a la escuela en Iowa.

The Shandakwa family: (left to right) Enoch, Rebecca, Peter, Sarah, and Joshua.    Photography: Heidi & Troy Eiffert of studioU photography

La familia Shandakwa: (de la izquierda a la derecha) Joshua, Rebecca, Sarah, Peter y Enoch
Foto: Heidi & Troy Eiffert of studioU photography

Por primera vez conocí a este hombre increíble en agosto de 2014. Él ha conectado con INSTE (Instituto Teológico por Extensión) y está interesado en afiliar a su iglesia, Iglesia Pentecostal Evangélica de la comunidad, con la Biblia Abierta. (Se concedió la afiliación a la iglesia en febrero, 2015. A Peter se le otorgó una credencial ministerial con las Iglesias de Biblia Abierta en enero de 2016.)

Peter tiene la meta de plantear una iglesia en cada nación africana y cada estado en América. Actualmente su equipo está plantando una iglesia en Lexington, Kentucky. Él es un hombre de Dios asombroso que es muy humilde y de espíritu manso.

Peter dijo, “He visto a muchos ministros que convierten a la genta a sí mismos y no a Dios. Ha sido mi deseo de nunca convertir a la gente de Dios a mí mismo, sino de siempre enseñarles a caminar con, confiar en, y depender de Dios.”

Executive Director of Global Missions Vince McCarty actually met Joshua Shandakwa, Peter’s son, while Joshua was still in Kenya. Joshua Shandakwa (segundo de la izquierda) y otros refugiados conocieron a Vicente McCarty (tercero de la izquierda) enfrente de la iglesia principal de la Biblia Abierta en Bungoma, Kenia.

En actualidad, el Director Ejecutivo de las Misiones Globales conoció a Josué, el hijo de Peter, mientras Josué estaba todavía en Kenia.

Vicente había conocido a Peter Shandakwa en la conferencia de la región central de la Biblia Abierta. Le dijo a Peter que iba a ir a Uganda y Kenia en mayo de 2016 para visitar el trabajo allí y organizar una conferencia especial en Kenia para pastores y líderes. Peter luego notificó a su hijo Josué de la próxima visita de Vicente. Josué, junto con un pequeño grupo de refugiados del Congo que asisten a una Iglesia de la Biblia Abierta en el campamento de refugiados de Kakuma en Kenia, viajaron 310 millas (400 kilómetros, un viaje de diez horas) a la conferencia para conocer a Vicente.

Hay a próximamente 172,000 refugiados de Congo, Somalia, Sudan y Etiopia en el campamento de refugiados de Kakuma que esperan ser trasladados a países que los recibieran. La iglesia de Biblia Abierta en el campo tiene 150 miembros. Vicente dijo, “Es asombroso lo que estas personas han vivido.”

 

Bruce-new-webBruce Pfadenhauer es el Director Ejecutivo de la Región Central para la Iglesias de la Biblia Abierta.

About The Author

Message
Open Bible's Publication Since 1920

Since 1920, Message of the Open Bible has been a medium to celebrate all the wonderful things God is doing through His people in Open Bible Churches – from personal testimonies, to news-related stories, to inspirational articles by quality authors.