Font Size » Large | Small


Una entrevista con Marlene Kleppes y Scott Emerson
Read in English

President Randall Bach interviews Marlene Klepees and Scott Emerson in the national office video studio.

Presidente Randall Bach y su entrevista con Marlene Klepees y Scott Emerson en la oficina nacional.

Hace casi 36 años, Marlene Kleppes fue dinámicamente sanada de parálisis cerebral (véase la edición de mayo, 1982 del Mensaje). Su historia ha salido en televisión en la red de difusión cristiana (CBN) a millones de personas. Queríamos ponernos al día con ella y el pastor que oró por su sanidad, Scott Emerson, pastor de la Iglesia de Nueva Vida de Biblia Abierta en Chippewa, Wisconsin. El presidente Randall Bach entrevistó a los dos cuando se reunieron por primera vez desde la sanidad.

Cover-300wRandall: Usted pasó un tiempo difícil. Usted solamente pesaba dos libras al nacimiento y contrajo parálisis cerebral. Luego perdió a sus padres en un accidente cuando solo tenía un año. Díganos como se convirtió en una cristiana cuando tenía once años.

Marlene: Fui invitada a un reunión de Jóvenes para Cristo donde pusieron una película de Billy Graham que me ayudó entender mi necesidad por Cristo. Después un orador preguntó si alguien quería aceptar al Señor en su corazón y lo hice. Era obvio que los líderes no sabían si yo entendía lo que estaba ocurriendo, pero sin duda, lo hice y el Padre sabía lo que pasaba. Él entró en mi vida esa noche y cambió el valor de mi vida en el mundo. Cuando Cristo entra en su vida su valor cambia.

Randall: Usted compartió que pensaba que parálisis cerebral era la “asignación” de Dios para su vida.

Marlene: Mi teología no era precisa. No suponía que había un enemigo activo en todo. Pensaba que todo lo que ocurría era últimamente el plan de Dios, y por eso pensaba que Él me creó con parálisis cerebral. No lo miraba como una negativa; solo pensé que Él iba a usarlo porque iba a identificarse en mi a través del sufrimiento.

Cuando tenía 17 años, me di cuenta que hay cosas que ocurren en la vida que no son su voluntad. Estaba viviendo fuera del país y no tenía con quien hablar acerca del Señor. No pensé que iba a tener un trabajo, nunca iba a casarme, ni hacer cosas normales. Mi valor fue en Él, pero de repente estaba aislada.

Esa fue una de las temporadas de aprendizaje más grandes en mi vida. Me di cuenta que Él dice, “Todas las cosas ayudan para bien,” no “todas las cosas son planeadas por Él. Me di cuenta de Él dice literalmente que el enemigo viene para “robar y matar y destruir” y Él (Jesús) vino a dar vida y abundancia (Juan 10:10). Todo lo que ocurría no era su voluntad. Esta realización cambio todo. Cambió lo que vi – reconociendo quien era Él y lo que Él estaba haciendo.

Randall: Los doctores probaron todo y finalmente le enviaron a la clínica mayo bien reconocido. ¿Esto fue como su última esperanza?

Marlene: Sí, como ellos no podían disminuir la actividad convulsiva, me llevaron a Mayo. Lo bueno es que se dieron cuenta que yo era más consciente de lo que habían pensado en Missouri. Sabía lo que estaba ocurriendo. Tuve movimiento parcial de mis ojos y de mi boca. Había estado allí tres meses en la planta de rehabilitación y se estaban preparando para enviarme de vuelta a Missouri a un hogar de ancianos cuidado total. El Padre me decía (oí su voz internamente, casi audible), “Te amo y voy a encargarme de esto.”

Todavía no había entendido que simplemente porque el hombre dice algo, no quiere decir que vaya a suceder. Cuando me enteré que planeaban enviarme a un hogar de ancianos, me enojé. No estoy orgullosa de esta parte de mi testimonio pero no quiero que piense que yo era una persona inocente esperando tímidamente por Dios. Pensé Ahora tengo 19 años y esto es como Dios va a dejarme. En medio de mi ira, salió un sonido de mi boca. Otras personas no me habrían entendido, pero Dios sí. Mientras estaba gritándole a Él, Su presencia llegó a mi cuarto y mi actitud cambio inmediatamente. Ya no estaba enojada. Él me mostró una imagen de mi montando una bicicleta afuera en una hermosa césped verde, pero empecé en una silla de ruedas. También me mostró una iglesia con alfombra roja y madera clara. Luego me mostró las palabras “29 de marzo” en letras brillantes, audaces, y esto fue en tres semanas.

Randall: Así que usted estaba enojada con Dios, y Dios con amor le envuelve en sus brazos y le dio una imagen de lo que iba a ocurrir. ¿Fue un sueño o un visión?

Marlene: Diría que fue una visión. No era una cosa con que estaba acostumbrada pero sabía que era Dios. No había duda que Su presencia estaba en mi cuarto, y estaba muy acostumbrada a su presencia. Me acostumbré a que Él viniera a abrazarme y traerme paz. No sabía muchos versículos – que cuando Él ora, Él ora que nosotros prosperemos y que estemos de buena salud así como prosperan nuestras almas. No sabía que Él quería que todo el mundo fuese sanado, que Jesús fue a la cruz y fue golpeado brutalmente para que nosotros pudiéramos ser sanados. Así que, para mí, la visión significaba que Dios quería sanarme.

Había decidido en mi mente como la visión se llevaría a cabo pero ninguna de la cosas que había pensado ocurrió. El día 28 había llegado y todavía estaba tumbada allí en Rochester. Mi familia había regresado a casa. No había nadie para llevarme a la iglesia [donde pensaba que iba a ser sanada debido a la visión]. Creía que Él podía curarme, pero no sabía cómo me haría llegar a la iglesia. Pensé que me había equivocado, que el plan de Dios no iba a ocurrir, y empecé a arrepentirme. En ese tiempo de arrepentimiento, Su voz dijo, “silencio.”

En mi quietud podía recibir de Él. Él dijo, “En la mañana pide que la enfermera te traiga las páginas amarillas. Te diré un nombre de la iglesia y la persona que orará por ti.”

Cuando la enfermera llegó para prepararme para el día, traté de decir, “páginas amarillas” y seguía señalando a las páginas amarillas. Ella fue y las agarró. Cuando ella las abrió a las iglesias, dos líneas se destacaron. Ella leyó “Biblia Abierta” y “Scott Emerson” – y salió de la habitación. Finalmente, ella regresó alrededor de las 12:30 y llamó al número. Ella habló con el pastor y puso el receptor a mi boca. Pareció como que él no entendió todo que yo estaba diciendo, y luego la enfermera le dio mi número de cuarto, y eso fue todo. Estábamos esperando que algo ocurriera.
Al final, el Pastor Scott apareció en mi cuarto. Mientras yo describía los detalles de mi visión Scott dijo, “Esa es mi iglesia, esa es la alfombra, eso es el interior de la iglesia,” pero parecía llevar una eternidad para que decidieran que íbamos a ir a la iglesia. La enfermera obviamente era una cristiana y ella estaba haciendo llamadas telefónicas para obtener permiso para salir conmigo. Ella habló con alguien que tomara su lugar en caso de que tenía que llevarme. Últimamente, recibieron autorización para que Scott me pusiera en su coche.

Marlene is reunited with Scott Emerson, the pastor who prayed for her healing.

Marlene vuelve a reunirse con Scott Emerson, el pastor quien oró por su sanidad.

Randall: ¿Scott, había sentido una confirmación del Señor?

Scott: Sé que Dios sana y he visto a Dios sanar pero no quería tomar la palabra de Marlene. Quería oír que Dios quería que yo hiciera y por eso estaba poniéndolo delante del Señor. Al final de la visita, dije, “Vamos a llevarte a la iglesia. Tenemos culto esta noche y oraremos por ti.” Estaba convencido que íbamos a ver un milagro.

Randall:
Entonces te trajeron a la iglesia. Scott leyó las escritura apropiadas y anunció que iban a orar por ti.

Marlene: Me acuerdo que él decía algo como, “Nunca he orado por alguien así.” Entonces él empezó a orar que Dios me sanara desde la parte superior de mi cabeza hasta las plantas de mis pies. Él me preguntó si por fe yo quería pararme. Yo quería, entonces me pararon. A esta altura mis rodillas están dobladas hacia adentro. Mi cuerpo nunca dejaba de temblarse. No podía tragar mi propia saliva. Cuando me pararon y mis pies tocaron el suelo, podía sentir el piso. Tomé algunos pasos con ellos sosteniéndome. Luego me soltaron. Dimos algunas vuelas alrededor del salón y cada paso era mejor. Todos estaban regocijándose conmigo. El Pastor Scott anunció que íbamos a cantar. Hasta ese momento no había sentido ninguna sensación. Pero en ese momento, mis ojos se calentaron. Oí al Padre decir, quita los lentes. Los tiré ¡y me di cuenta que había sanado mi visión!

Randall: ¿Hiciste un tour por la iglesia y luego regresaste al hospital?

Scott: Primero fuimos a comprar un helado (se ríe), ¿qué podía hacer ahora después de esto? El culto se había terminado. Todos pidieron un helado con frutas y crema y Marlene pidió un cucurucho de helado y se sentó allí jugando con el helado, “Nunca había probado uno de estos antes.”

Cuando regresamos a la clínica, el enfermero a cargo le vio a Marlene entrar caminando y literalmente dejó caer el teléfono. Marlene había dicho a todos, “Voy a ser sanada. Voy a andar en bicicleta,” pero no le habían tomado en serio. Pronto, un grupo de profesionales le rodearon a Marlene y ella les contó lo que Dios había hecho. Una señora dijo, “Lo he visto, pero no lo creo. Veamos cómo están las cosas en la mañana.” Todos los demás se estaban regocijando.

Marlene is open to any opportunity to share her testimony and pray for others.

Marlene está dispuesta a compartir su testimonio y orar por otras personas si hay oportunidad.

Marlene: Después que el Pastor Scott se había ido, todas las enfermeras y el personal del hospital se juntaron en mi cuarto para ver todo lo que podía hacer. Mi doctor oyó la historia y preguntó si me gustaría quedarme hasta el martes por la mañana para que pudieran hacer algunas pruebas. También el martes, los doctores tenían una conferencia. Cuando entré a la conferencia estaba fuera de mi zona de comodidad porque (brotan lágrimas) todos se pusieron de píe y empezaron a aplaudir. Me preguntaron acerca de mi visión, es decir, mis ojos. Pensé que hablaban de la visión que Dios me había dado entonces empecé a contar mi historia. Me hicieron todo tipo de preguntas. Mientras iba terminando la conferencia, uno de los doctores se puso de píe y gritó, “¡Gloria a Dios!” Nadie faltó el respeto. Dios es tan maravilloso. Él es tan bueno.

Randall: He visto el informe de CBN y leí los transcritos del doctor: “Regresaste a la unidad de rehabilitación esa tarde caminando, algo que nunca habías hecho desde tu ingreso en la unidad. Y cuando yo te vi algunas semanas después en la clínica, habías mejorado aún más. Toda seña de anormalidad previa se había desaparecido. Podías caminar perfectamente bien, y tu visión había mejorado tanto que ya no necesitabas llevar lentes. Todos estábamos emocionados con el resultado.” Pero eso fue hace 35 años. Yo le vi entrar aquí caminando hoy. La obra de Dios perdura. ¿Qué ha pasado desde entonces?

Marlene Klepees at her floral shop, Heaven’s Scent

Marlene Klepees en su tienda de flores llamado Aroma Celestial.

Marlene: Estoy bendecida. Tengo la oportunidad de viajar extensivamente y tengo una floristería, así que, estoy ocupada. Veo muchas sanidades. Es mi creencia personal que las cicatrices de Cristo causan nuestras sanidades. El castigo de nuestra paz fue sobre él; y por sus llagas fuimos nosotros curados. Ese mismo día cuando salimos de la heladería, vi a otra persona en una silla de ruedas. Sabía que no merecí la sanidad más que otra persona. La sanidad no es un premio por algo que hemos hecho. Todo lo que viene a través de la cruz en un don. La salvación es un don. Todo lo es para todos nosotros. Ya no me intimida lo que alguien tiene o por cuanto tiempo lo ha tenido o la intensidad que tiene, porque [la sanidad] se basa en el mérito de lo que Cristo hizo. Debido a eso, veo todo tipo de cosa. No todos se sanan cuando oro por ellos. Pero sé que es la voluntad de Dios, así como es su voluntad que todos nazcan de nuevo. No todos lo experimentan, pero es su voluntad.

Mateo 9:6 dice que la razón por la cual Dios sana es para que todos los hombres sepan que Él “tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados.” Él usa la sanidad en la tierra como una manifestación suya para que reconozcamos su autoridad y nos sometamos a Él. Él usa la enfermedad para sanar y mostrar su gloria. Todos nosotros tenemos la oportunidad. Su gracias se ha revelado a todo hombre.

“Libremente” ha recibido. Libremente quiere decir sin restricción, sin freno. Las personas que todavía no han pensado en nacer de nuevo son sanadas para que Cristo pueda manifestar su autoridad porque Él quiere que sean hijos de Dios. Se trata de eso.

Randall: Este testimonio de más de 30 año sigue desenvolviéndose. Este video fue visto alrededor del mundo.

Scott: Me doy cuenta cuando ponen el video porque mi teléfono empieza a sonar. Este domingo que viene, alguien viene de Tejas para que oremos por su hijo. Les animo que pueden orar por él en su propio vecindario. Yo no tengo ninguna virtud; es el poder de Dios. Pero quieren hacer el viaje, así que les conoceremos en persona.

Marlene: Casi todas las semanas en los cultos del fin de semana o durante la semana, alguien se sana de algo; autismo, ALS. Se trata del mérito de Cristo, no el nuestro.

Randall: Su testimonio es el vehículo que libera la fe.

Marlene: Hay autoridad en testimonio.

Randall: Entonces, ¿usted está disponible ir y contar su historia?

Marlene: ¡Oh, sí!

Scott: Con mucho gusto contesto llamas y hablaré y oraré con la gente. Un poco después de la sanidad de Marlene, estuve en la Clínica Mayo para visitar a alguien. Mientras iba caminando por un pasillo, oí a algunas señoras hablando. Una dijo, “¿Oíste lo que pasó aquí? Y empezaron a contar la historia de Marlene. Estaban discutiendo si era verdad o no y les dije, “¡Estuve allí!”

Usted puede ponerse en contacto con Marlene Klepees en: marleneklepees@att.net or (417) 732-1334

Usted puede ponerse en contacto con el Pastor Scott en:
New Life Open Bible Church,
Chippewa Falls, WI
(715) 832-0043

Para ver la entrevista completa con Marlene y Scott hacer clic aquí:

Para ver la entrevista completa con el Pastor Scott hacer clic aquí:

See the original CBN video from The 700 Club HERE

Marlene Kleppes opera la floristería Heaven Scent Flowers and Gifts en Republic, Missouri. Ella ha compartido su historia en varias conferencias en la televisión y la radio y en muchas conferencias e iglesias.

Scott Emerson es pastor de New Life Open Bible Church en Chippewa Falls, Wisconsin.

About The Author

Message
Open Bible's Publication Since 1920

Since 1920, Message of the Open Bible has been a medium to celebrate all the wonderful things God is doing through His people in Open Bible Churches – from personal testimonies, to news-related stories, to inspirational articles by quality authors.